El coyuyo canta por amor

Bitácora Zeta

El coyuyo canta por amor

Ya hay coyuyos enamorando coyuyas con su canto, en los árboles del parque más elegante de la ciudad

Quisiera contarle al mundo esta primicia exclusiva: Hoy, 3 de noviembre de 2016, a alrededor de las 19 horas y en las inmediaciones del Parque 9 de Julio de la ciudad de Tucumán, más precisamente en la copa de sus frondosos y bellos árboles, el primer coyuyo de la temporada ha vuelto a cantar tras un largo silencio invernal.

Su chirrido estridente despabiló a los transeúntes ocasionales que se miraron unos a otros diciendo: “ya se viene el verano, ya se viene el verano”. Un porteño desprevenido que pasaba por el lugar, desconocedor de este insecto de cuerpo ovalado, color verde oscuro, cabeza gruesa y ojos prominentes, típico del noroeste argentino, levantó las cejas mirando para todos lados, buscando una usina eléctrica o algún otro aparato artificial de grandes dimensiones que se ven en las grandes capitales, preguntándose si acaso ese ruido ensordecedor no provenía de uno de esos cosos.

El coyuyo, que en quechua significa “silbador”, hace música con unas membranas llamadas timbales y sacos con aire que funcionan como cajas de resonancia, en la base del abdomen. El que canta es el coyuyo macho ya que las hembras de esta especie carecen de éste órgano productor de sonido. El coyuyo macho es un ser exquisitamente romántico ya que canta por amor; canta para enamorar a la coyuya con la que luego tendrá sus hijitos.

En Santiago del Estero, por ejemplo, este animalito gusta cantar en las horas de calor de la siesta, en los algarrobales. Hay quien le atribuye virtudes mágicas diciendo que al cantar ayuda a florecer al algarrobo. Lo cierto es que en Tucumán, con la llegada de los primeros calores, el coyuyo afina su voz al atardecer y canta por amor. Su música dura lo que el verano y sólo se interrumpe por mal tiempo. Con la llegada de los primeros días frescos del otoño, su voz se apagará para siempre. Entonces los transeúntes dirán: “Ya se ha ido el verano, se va con el coyuyo y el carnaval”.

Mientras tanto, la noticia más importante es ésta: ya hay coyuyos enamorando coyuyas con su canto, en los árboles del parque más elegante de la ciudad. Quien quiera oír que oiga. Es al atardecer. Y es gratuito.  

Sugerencias

Newsletter