Exequiel Svetliza

Biografía

El mundo llegó a él un miércoles de noviembre de 1982. Creció como Exequiel hasta que Lita, la señora que lo llevaba al jardín de infantes en su transporte escolar, lo apodó Pollo por su escueto tamaño y su blonda cabellera. Desde entonces, sólo aquellos que no lo conocen del todo bien lo llaman por su nombre.

De adolescente empezó uno de esos cursos de detectivismo por correspondencia que publicitaban las revistas de Patoruzú y soñó con ser boxeador algún día, pero terminó estudiando Letras. En la universidad aprendió el significado de muchas palabras difíciles.

Ahora es licenciado y doctorando en Letras. Desde el año 2008 estudia las ficciones argentinas sobre la guerra de Malvinas y continúa haciéndolo gracias a una beca del Conicet. Ha escrito varios artículos con palabras difíciles al respecto.

Fue profesor de literatura sin ser literato y de periodismo sin ser periodista. Pasó por distintas secciones del diario La Gaceta, escribió en un periódico de deportes, en un suplemento de la universidad y en su blog. El medio donde publicó su primera nota firmada dejó de existir pocos días después. También fue amenazado de muerte por fanáticos de Soledad Pastorutti a quienes no les gustó uno de sus artículos. Sobrevivió.

En el tiempo que lleva vivido ha rechazado todo tipo de religión y de dogma con sólo una excepción: es maradoniano de nacimiento y hasta la muerte. Entre sus logros más sobresalientes se destacan: ha reído y hecho reír, se enamoró, pintó un cuadro, resolvió los problemas del mundo en una mesa de café, hizo un gol de taco y nunca tuvo enemigos. Cree en una máxima: todo tiempo pasado ya era.

Es hincha de Boca y los martes por la noche se disfraza de goleador. Lo han confundido con Néstor Fabbri, Lionel Messi y Carles Pujol, pero nunca en una cancha de fútbol. Le gusta pescar, las películas de Olmedo y Porcel, los carnavales de Ranchillos, el olor de los libros usados, la cerveza fría y el vino entre amigos. Algún día escribirá un libro, mientras tanto, quiere que lo recuerden como alguien que tuvo un sueño y no durmió

Email: exequiel@tucumanzeta.com
Twitter: @pollosvetliza

Crónicas de Exequiel Svetliza

Sugerencias

Newsletter