Bruno Cirnigliaro

Biografía

Nació tras la resaca navideña del 25 de diciembre de 1980, a las once de la mañana. Empezó a caminar sobre la tierra colorada de Misiones una tarde tórrida de enero de 1982, en una parada de un viaje a Brasil con su familia. Creció entre los naranjos del barrio sur de Tucumán y la inmensidad de San Pablo, Brasil, país al que siente como suyo porque su madre es brasilera.

El amor le llegó temprano cuando tenía cinco años: se pasó llorando la última noche de un viaje porque no volvería a ver a una moza holandesa de quien -dice- se había enamorado.

Su vocación por las palabras empezó en su adolescencia cuando su padre le regaló las rimas de Bécquer. Inmediatamente después de ese episodio, comenzó a escribir.

Estudió tres años Arquitectura; un día Letras; y cuatro años Comunicación Social, recibiéndose de ésta última carrera un lunes de febrero de 2006. Fue cronista del diario La Gaceta y escribió para distintos medios. Fue alumno en talleres de crónica de grandes maestros del periodismo narrativo: Gumersindo Lafuente, Alberto Salcedo Ramos, Julio Villanueva Chang y Josefina Licitra, a quienes no responsabiliza por sus errores de escritura.

Es amante de los viajes: conoció muy joven Europa. Afirma que algún día se irá a vivir a Taormina, pueblito de la costa este de Sicilia que visitó varias veces. Se fue de intercambio a Australia, estudió en Italia e hizo una maestría en España, donde vivió y trabajó un año.

Durmió en una choza con piso de arena en una comarca indígena de Panamá, rodeado de mar; bailó y transpiró hasta el amanecer en el sambódromo de Río de Janeiro en la escola de samba más tradicional de Brasil, consagrándose campeón del carnaval 2016.

Le gusta cultivar la amistad, el café, la conversación y la palabra. Leyó a Pedro Salinas en una plaza de Salamanca, en España. Y en abril de 2013 visitó la tumba de Cortázar en el cementerio de Montparnasse, donde se quedó sentado a sus pies un par de horas en una tarde apacible e inolvidable.

En 2009 fundó una agencia de comunicación donde se desempeña como consultor de empresas y también empezó a dictar clases en la universidad, donde sigue hasta hoy.

Tiene dos sobrinas y un sobrino: Lourdes, Julieta y Matteo. Tres niños que, para él, inventaron la dulzura.

Email: bruno@tucumanzeta.com

Crónicas de Bruno Cirnigliaro

Sugerencias

Newsletter